alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

Cómo Prevenir los Fallos en las Mangueras

Servicios de Asesoramiento de Mangueras Swagelok ¿Nuestras recomendaciones? Piense en una de las áreas más ignoradas (y potencialmente costosas) de sus operaciones—los ensamblajes de mangueras. Le mostramos aquí cinco observaciones de nuestra experiencia en campo:

1. Conceda a las mangueras la atención que merecen

La manguera es frecuentemente un área de planta no tenida en cuenta. La mayoría de los clientes tienen especificaciones sobre tubo, racores y válvulas en sistemas a presión, y se ciñen a éstas, pero raramente se da la misma categoría a las mangueras. Eso es preocupante porque la manguera también es parte del sistema a presión, y es uno de los componentes con mayor probabilidad de fallo.

2. Revise sus criterios

Cada vez más las empresas quieren ampliar la producción a través de sus equipos y procesos, y eso puede significar mayores presiones, temperaturas y vibraciones. En casos así, las mangueras que no cumplen los requisitos de diseño originales deben ser sustituidas por productos clasificados para normativas superiores. Al seleccionar una nueva manguera, ponga especial atención en las presiones admisibles y factores de seguridad. Un ejemplo, Swagelok diseña todos sus productos con un factor de seguridad de 4:1, pero las pruebas muestran que frecuentemente superamos ese requisito.

3. Los fallos en las mangueras pueden costar más de lo que cree.

No solo son los costes que crecen con el tiempo, sino que una fuga o rotura de una manguera puede costarle decenas o cientos de miles de dólares inmediatamente. Una sola fuga estaba costando a una empresa alrededor de cien mil dólares a la hora por pérdida de fluidos. Nuestra inspección descubrió la fuente de la fuga y encontramos la forma de prevenir la repetición de ese suceso.

4. Los riesgos de fallos en la manguera son reales.

Lamentablemente los riesgos planteados por las mangueras son muy frecuentes. El vapor puede ser invisible, los fluidos a alta presión pueden estallar y los gases peligrosos pueden ser inhalados por cualquiera que transite por la zona del fallo. Las mangueras ensambladas en obra por proveedores ocasionales frecuentemente no se someten a pruebas de presión antes de la instalación, y la consecuencia es que pueden plantear riesgos de seguridad reales. Si piensa en las consecuencias potenciales del fallo, verá por qué los clientes confían en mangueras de calidad superior.

5. Es fácil mejorar.

La formación y capacitación básica debería realizarse periódicamente y cada ciertos años, para dar a la plantilla el conocimiento sobre los procedimientos correctos de instalación y mantenimiento de la manguera. Los ingenieros y diseñadores también deben tener un alto nivel de conocimientos para minimizar los riesgos potenciales al diseñar una aplicación o sistema.

Sea proactivo en la prevención de fallos de las mangueras

Seguir las mejores prácticas desde el principio puede resolver anticipadamente la mayoría de los problemas que se pueda encontrar. La responsabilidad creciente de las empresas significa que los clientes necesitan estar bien informados al seleccionar cualquier componente que contenga presión—especialmente las mangueras.

Pasos sencillos para simplificar las mangueras

Hable con su proveedor sobre el uso de sus mangueras en planta.

Entre Vd. y su proveedor pueden determinar si es necesaria una auditoria de planta.

Fije un calendario de mantenimiento preventivo.

Los equipos pesados y las partes móviles pueden dañar los ensamblajes y conexiones finales, conduciendo a fugas caras y poniendo al personal en riesgo. Supervisando las mangueras y anticipándose a su vida de servicio, las empresas pueden reducir el riesgo de daños y las paradas. Colabore con su proveedor para saber los períodos ideales de sustitución preventiva de las mangueras.

Normalice para reducir la selección.

Los clientes frecuentemente tienen muchas aplicaciones donde se podría utilizar la misma manguera y no lo saben. Al normalizar tamaños, longitudes y conexiones finales, es posible reducir mucho el número de recambios críticos necesarios y reducir sus costes al mismo tiempo. El punto de inicio es una auditoria de planta.