alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon
Theresa L. Polachek, Vicepresidenta de Comunicaciones Corporativas

Theresa L. Polachek

Vicepresidenta, Comunicaciones Corporativas

Descargar una Biografía breve

Yo soy curiosa por naturaleza y siempre quiero saber más, y creo que esas características me han ayudado en mi carrera. Cuéntame más, dime lo que has hecho, dime cómo podríamos hacerlo de otra forma. Me encanta escuchar nuevas ideas y profundizar, y siento pasión por nuestro trabajo en comunicaciones corporativas. 

Desde que tengo memoria, yo quería ser escritora. Concretamente quería ser periodista—preguntar y aprender. Como también amo el deporte, planeé ser periodista deportiva. Y de hecho, fui editora deportiva del periódico de la Universidad John Carrol durante algún tiempo.

Pero durante mi penúltimo año universitario, empecé unas prácticas en el Hospital de Caridad St. Vincent de Cleveland. Trabajando para el director de relaciones públicas y comunicaciones, me enamoré de la profesión. Me encantaba estar en la parte interna del negocio, y trabajar para contar su historia—no solo acerca de lo que pasa fuera, sino acerca de los pacientes, los doctores, las enfermeras y todos los que facilitan el funcionamiento del hospital. Confiaba en mi curiosidad natural y en mi habilidad para escribir para crear propuestas de investigación, coordinar eventos del centro y gestionar las comunicaciones con los medios. De verdad, fue una experiencia práctica extraordinaria que me llevó a emprender una nueva carrera.

Cuando me licencié, acepté un puesto en una agencia de relaciones públicas con la que había trabajado en el hospital.  Sabía que esta oportunidad me daría una gran experiencia, y así fue. Escribí mucho y aprendí la importancia de los servicios a los clientes. Con mis técnicas de investigación aprendidas en las clases de periodismo, conocí a los clientes y sus retos, y utilicé esa información para crear nuevas soluciones para ellos.

Lo que no sabía era que trabajar en la agencia me conduciría al nuevo detonador de mi carrera. Y fue ahí donde me enamoré de la comunicación empresarial. La oportunidad de entrar, preguntar y comprender un entorno de fabricación me estimulaba. Ver que lo que había aprendido podía hacerse real por medio de narraciones, material publicitario y eventos—era ver como todo un nuevo mundo se abría ante mí.

Mi adoración por el mundo de la comunicación empresarial me llevó a Swagelok como redactora y especialista en relaciones públicas en 2007. Estaba encargada de muchas oportunidades maravillosas que me ayudarían a aprender y crecer. Una de las más destacables fue ayudar en la presentación de Swagelok a—y finalmente ganar—el Premio de Mejores Plantas de Industry Week. No hay ni una sola parte de la organización que no deba ser descrita en la aplicación, por lo que literalmente me soltaron para interconectar y obtener información en toda la organización. Era la asignación perfecta para alguien que quería aprender, y aprendí mucho. Y fue tan emocionante cuando ganamos—ese momento en el que todos los empleados vieron que somos una de las diez primeras plantas de Norteamérica. Fue increíble ser parte del proceso.

He sido afortunada de tener oportunidades de explorar diferentes aspectos de la función de las comunicaciones—eventos en vivo, comunicaciones de marketing, comunicaciones corporativas y estrategia de marca global. Hemos hecho mucho trabajo de base para crear una experiencia de implicación de los empleados positiva, nuestra experiencia digital va por buen camino, y la experiencia del cliente va en alza. Ahora, tenemos una oportunidad para preguntar y considerar cómo convergen esas experiencias. Me emociona compartir mi pasión con el equipo para avanzar juntos y llevar nuestro buen trabajo al siguiente nivel.

Swagelok es un punto de apoyo para la comunidad en este área, y como miembro de la Fundación Swagelok, me emociona involucrarme en el apoyo a la comunidad. Porque también veo una oportunidad de contar más sobre la historia de Swagelok. Mi visión es que nuestra comunidad y nuestros clientes conozcan a Swagelok—y que quieran saber aún más. 

Fuera del trabajo, me gusta leer, la costura y por encima de todo, pasar el tiempo con mi familia. Tengo un marido maravilloso, Steve, y dos hijos, niña y niño. No creo que uno pueda destacar en su carrera—y mucho menos progresar —sin un compañero que te apoye. Y Steve es un verdadero compañero.