alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

Matthew P. LoPiccolo

Matthew P. LoPiccolo, Vicepresidente, Atención al Cliente y Cadena de Suministro

Matthew P. LoPiccolo

Vicepresidente, Atención al Cliente y Cadena de Suministro

Descargar un resumen de la biografía

Crecí en el entorno del negocio de mi familia, que eran las estaciones de servicio y me encargué de una estación Sunoco durante el tiempo en el que estudié en la universidad. Llenando depósitos, comprobando los niveles de aceite y limpiando ventanas aprendí los pormenores de llevar un negocio. Aprendí a atender a los clientes cara a cara.

Pero también sabía que mi futuro no estaba en las estaciones de servicio. En 1985 me licencié en informática y fui contratado por Swagelok como programador en el área de los sistemas de distribuidores. Gracias a mi puesto anterior, el trabajo con los distribuidores me traía buenos recuerdos. Si bien, con la experiencia descubrí que lo que más me gustaba era ser parte de proyectos — utilizar los sistemas de información (IS) para dinamizar el negocio.

Tras obtener mi master en 2000 me sentí preparado para el nuevo desafío fuera del centro informático: director de distribución y logística.

Durante seis años lideré los centros de distribución de EE.UU., Japón, Europa y Australia. Pero pronto mi equipo se unió al grupo de servicio al cliente de fábrica. Fue entonces cuando colaboré en la instauración de los Programas de Servicio al Cliente de primera clase, como el Service Summit. Para el Service Summit invitamos a empleados de distribuidores a una visita a fábrica de una semana — después de lo cual enviamos a nuestros empleados a visitar a los distribuidores. Y todos aprendieron cómo era la vida al otro lado del teléfono. Era un tipo de aprendizaje cara a cara con el cliente, como el que viví en la estación de servicio. Swagelok todavía usa este tipo de aprendizaje.

Entonces la compañía tuvo una gran idea: la creación del nuevo Centro Logístico donde la mayoría de nuestro personal de almacén y ensamblajes pudiese colaborar entre sí. Entre 2004 y 2006 estuve al frente de ese programa, el más grande que Swagelok había implantado nunca.

Por ese trabajo gané el Premio Kerzner de Excelencia en Gestión de Proyectos. Tengo ese premio colgado en mi despacho, pero para mí es más importante la foto que está a su lado: la foto de nuestro equipo de trabajo.

Entonces y ahora la gente es lo más importante para mí. Sé que si personalmente están bien, darán lo mejor de sí. Mi frase, desde hace años es "Escucha, Aprende, Ayuda y Lidera". Y hoy todavía resuena en mí. Escucha con la intención de aprender, y aprende con la intención de ayudar.

Dirigir equipos de proyectos es lo que me encanta hacer. Si alguien dijese “Aquí están los cinco proyectos más exigentes e importantes para la empresa”, los aceptaría todos, formaría un grupo y los llevaría a cabo. Me encanta trabajar con otros y ayudarles a resolver problemas y conseguir grandes objetivos. Es una gran forma de involucrarse en el crecimiento de la compañía.

Liderar Transformación del Sistema de Negocio (BST, o Business System Transformation) fue otra gran oportunidad de ayudar a la compañía. Esta iniciativa establecía los fundamentos de la excelencia operativa de procesos y sistemas. En la actualidad, BST continúa siendo una diferencia importante en cómo satisfacemos a nuestros clientes. Y esa es una gran satisfacción.

Ahora mismo, asegurar que Swagelok tiene una cadena de suministro sana y ofrecer un servicio de clase mundial es clave. Cuando nuestros clientes necesitan nuestros productos y servicios, necesitamos entregarlos cumpliendo nuestra promesa. Pero además, cuando los clientes necesitan otro tipo de ayuda, necesitamos estar ahí para ellos. La cadena de suministro y los sistemas de servicio Swagelok nos ayudan a entregar la calidad, innovación y el resto de valores prometidos a nuestros clientes.

Es cierto que yo siempre quiero que mis equipos "ganen la Super Bowl", pero treinta años de artes marciales también me han enseñado que no puedes controlar la victoria o la derrota. Lo que sí puedes controlar es el esfuerzo y la actitud, y eso es lo que impulsa la mejora continua. “Cada día, un poco mejor.” En eso me concentro con los cinturones negros, con mí mismo y con mis equipos Swagelok—y con todos los implicados en el Pre-Professional Internship Program en la universidad donde me gradué, la Trinity High School.

Perspectivas adicionales

Elaboración de un curso para el futuro

La inversión de Swagelok en la implementación transversal de SAP® permite a toda la empresa trabajar desde una sola fuente de datos.